LIBERTAD PARA CARLOS, UN LUCHADOR DE LA VIDA

avo

Desde Venezuela nos hacen llegar una carta escrita por el hermano Carlos Conde, fanático de la vida y el fútbol, integrante de Los Demonios Rojos, barra del Caracas Fútbol Club, detenido injustamente por la policía del Estado Anzoátegui. Para un luchador de la vida, LIBERTAD!!!

A continuación compartimos el texto que recibimos:

El día 10 de septiembre de 2016 se presentaron en el Estadio José Antonio Anzoátegui (Edo. Anzoátegui) una situación de brutal represión por parte de la Policía de ese Estado en contra de la hinchada del Caracas Fútbol Club. Como resultado de esta arremetida resultaron heridos decenas de hinchas del equipo capitalino y también resultó herido un funcionario de la mencionada policía. Producto de esta situación los funcionarios de PoliAnzoátegui se llevaron detenidos a 10 hinchas del Caracas Fútbol Club, entre ellos Carlos Conde. Estos jóvenes fueron brutalmente golpeados, vejados e incluso fueron robados todos sus bienes, objetos personales por parte de estos funcionarios, además de ésto Carlos Conde recibió una puñalada en su pierna izquierda propinada por funcionarios de ésta policía, herida que no fue atendida sino hasta casi transcurrida una semana de su detención.

Dos días después de ser detenidos, nueve de los 10 hinchas fueron presentados ante la Fiscalía 19 del mencionado Estado pero curiosamente Carlos Conde fue presentado en la Fiscalía 20. Los otros 9 jóvenes hinchas fueron liberados recibiendo Régimen de Presentación por el delito de daños leves, sin embargo sorpresivamente a Carlos Conde le fue imputado el delito de Homicidio en grado de frustración (aún cuando el policía que resultó herido estuvo fuera de peligro a los 03 días de los hechos), sin ningún tipo de prueba más allá de la declaración del propio policía involucrado, violando el debido proceso. Toda esta información es fácilmente verificable en el expediente de Carlos Conde.

Durante la semana de los hechos el Camarada Tarek William Saab, Defensor del Pueblo conoció de la situación y denunció públicamente la violación de los DD.HH. de Carlos Conde, así como la detención arbitraria y con exceso de fuerza, la puñalada que recibió por parte de la Policía. Además de ello el Defensor del Pueblo exigió su liberación inmediata por no poseer la Fiscalía elementos probatorios que justifiquen dicha imputación.

Hasta la fecha Carlos Conde permanece privado de libertad en la sede de PoliAnzoategui, compartiendo celda con criminales y delincuentes. Sin embargo el espíritu de lucha de Carlos y su gran pasión por la justicia le han permitido abrir espacios en medio de tanta oscuridad para la Alegría y la Justicia.

Con ese espíritu Carlos Conde nos hizo llegar una carta publica en manuscrito firmada por él con la intención de hablarle al pueblo venezolano para exponer su amor por el futbol, por la Revolución Bolivariana y por la causa del Socialismo.

Yo, que soy su amiga y Camarada recibí de él la petición especifica de compartir estas notas con Ustedes con la esperanza que puedan brindarnos un espacio para hacer valer la voz de un joven revolucionario injustamente privado de que libertad.

A continuación envío la transcripción fiel y exacta de la carta pública de Carlos Conde, así como adjunto el manuscrito que da cuenta de la veracidad de esta información. Al final les dejo el correo electrónico de Carlos así como el de José Alexis, su hermano gemelo.

Eternamente agradecidos!

Aylen Díaz García en nombre de Carlos Conde

 

Comandancia General de Polianzoátegui, Retén de Lecherías, 15 de octubre 2016

REFLEXIONES: El Fútbol como instrumento político y su valor histórico.

PREMISA: Lo político, social, cultural y deportivo está muy vinculado. La importancia de los diferentes acontecimientos futbolísticos y sus consecuencias geopolíticas y sociales en el marco histórico mundial, nos permite ver la otra cara del fútbol.

El fútbol posee un valor intrínseco y una enorme influencia en las masas de personas que pueblan el planeta. Comprender el origen de tanta pasión permite canalizar una gran fuerza de transformación social, además de la amplitud de valores inherentes al fútbol capaces de normalizar hábitos.

El fútbol es el deporte más importante a nivel mundial. No es sólo un juego sino que significa el fenómeno social más relevante del Siglo XX. Convoca a millones de personas, que no sólo lo practican, sino que lo discuten, disfrutan, negocian e inclusive lo padecen como es el caso de las Barras.

El fútbol tiene una relevancia mundial para muchos, inimaginable. Para la lucha del pueblo Sudafricano en tiempos del Apartheid; las batallas contra el holocausto nazi, y, para vengar Las Malvinas. El fútbol ha tomado un papel protagónico, pues no se trata de una simple disciplina deportiva que además de entretener, tiene una faceta más compleja: El poder que otorga el Deporte Rey.

Para un país con una gran cantidad de problemas de orden político, económico y social, el fútbol es un medio de liberación y de manifestación. El fútbol es una fuente inagotable de inspiración, con una gran utilidad para llevar a cabo la lucha por los Derechos del Ser Humano.

El balompié tiene una enorme influencia en las clases populares y una maravillosa y arrolladora capacidad de penetrar en todos los rincones de la sociedad. En las naciones más golpeadas por conflictos de todo orden, el fútbol no solamente tiene vida, sino que además el mismo ha sido un vehículo extraordinario para recomponer y crecer como sociedad. Numerosos ejemplos tenemos en Europa así como también en nuestro continente.

El fútbol sirve como diáspora de revolución porque forma parte de las Alegrías humanas.

Queremos un país que respire y viva el fútbol. No poder perder el partido contra la violencia; no deben existir expulsados del campo de la vida; no más tarjeta roja a la tolerancia; basta de discriminación; no más falta contra la paz; no podemos permitir se nos arrebate la libertad que ofrece este hermoso país en donde se han colocado las bases para seguir creciendo, y más aún en donde podemos desarrollar iniciativas populares en el estadio, favorables a la Revolución.

La división es un signo común en Venezuela producto de la pugna política existente entre las clases sociales y dos modelos de sociedad antagónicamente irreconciliables. Sin embargo, pese a este cuadro y aunque somos una país de cultura beisbolera, esto cambió evidentemente en el año 2011 durante la Copa América. Se logró unión nacional en torno a la cultura futbolera, un color significante a todos los venezolanos, una camiseta, un mismo sentimiento, un solo latir: La Vinotinto.

Afloraba nuestra venezolanidad, se copaban las plazas públicas, comunidades y reuniones familiares con un gran espíritu patriótico acompañado siempre con el Tricolor Nacional que ondeaba alto por todo el país. La tarea que nos encomendó el más sublime amor a la Patria era clara, dar aliento unitario y aguante a Venezuela sin que importara la tendencia o ideología política.

La Vinotinto y su hazaña demuestran que ningún otro deporte logra mover lo que mueve el balompié. De hecho, después del Tricolor Patrio es el Vinotinto el color más representativo del ser venezolano.

Unir a más de 30 millones de venezolanos en un mismo sentimiento es posible con el fútbol que ha demostrado que jugando en equipo, con entrega, esfuerzo y mucho sacrificio se puede tener un mejor país. El fútbol, nuestra querida Vinotinto logró unir a la nación en cantos colectivos, una misma esperanza y gritando ¡Gooooool! En la cancha no sólo jugaban nuestros 11 gallos Vinotinto, sino los más de 30 millones de personas con un mismo corazón.

Venezuela debe ser Territorio de Paz Vinotinto.

Escribo desde mi celda estas notas y la imagen del Gigante Infinito no se disipa de mi mente, esto sólo tiene una lógica: Chávez es Fútbol.

Ningún otro presidente en la historia republicana del país aportó tanto por la unidad de todo el pueblo, por la suprema felicidad colectiva y nuestro fútbol (Ejemplo Copa América 2.007)

<˂Chavelo>>, como lo llamamos amorosamente los hinchas del Rojo, sentimos el obligatorio deber de emular su ejemplo: su mística, su capacidad de lucha, su disposición al combate, su brillante genio, su don de unidad. Chávez como el fútbol son bisagras que generan unidad en donde no hay. ¡Chávez es fútbol!

Y como el fútbol es el lenguaje común de los pueblos, su unidad es tan necesaria para enfrentar en un duelo al enemigo: El capitalismo (El fútbol negocio)

<<El fútbol tiene música>> y el hincha la libertad para alentar.

La nobleza del fútbol es que esa danza con la esférica convoca a personas de todos los colores, credos, culturas y clases sociales.

Además de la pasión personal, encuentro paz espiritual con el fútbol. Mi capitán por un fútbol popular: “Chavelo”.

Muere el hombre, más no la idea. Líder Eterno.

Carlos Conde. Avo 01

carlos.condebolivariano@gmail.com

jose_conde87@hotmail.com

Anuncios

CHÁVEZ ES FÚTBOL

Chávez es fútbol

CHÁVEZ ES FÚTBOL, es el libro creado y compilado por Hablamos Fútbol en homenaje al Comandante Chávez desde ¡la trinchera del fútbol! Aquí el lector encontrará palabras que dentro y fuera del territorio venezolano relacionan al líder de la Revolución Bolivariana con el mundo del balón. Son relatos de fanáticos, hinchas, movimientos sociales, periodistas, directivos, jugadores y otros entes que desearon expresarse.

CHÁVEZ ES FÚTBOL, viene a ratificar que definitivamente “el fútbol es la expresión de los pueblos”.

Acá les dejamos el link para que descarguen el libro en PDF:

http://www.hablamosfutbol.com.ve/Libro%20Hablamos%20Futbol

capture-20150310-093159

Barack Obama, una figura decorativa en la Casa Blanca que no pudo impedir que un energúmeno como Benjamin Netanyhau se dirigiera a ambas cámaras del Congreso para sabotear las conversaciones con Irán en relación al programa nuclear de este país, ha recibido una orden terminante del complejo “militar-industrial-financiero”: debe crear las condiciones que justifiquen una agresión militar a la República Bolivariana de Venezuela.

La orden presidencial emitida hace pocas horas y difundida por la oficina de prensa de la Casa Blanca establece que el país de Bolívar y Chávez “constituye una infrecuente y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”, razón por la cual “declaro la emergencia nacional para tratar con esa amenaza.” Este tipo de declaraciones suelen preceder agresiones militares, sea por mano propia, como la cruenta invasión a Panamá para derrocar a Manuel Noriega, en 1989, o la emitida en relación al Sudeste Asiático y que culminó con la Guerra en Indochina, especialmente en Vietnam, a partir de 1964. Pero puede también ser el prólogo a operaciones militares de otro tipo, en donde Estados Unidos actúa de consumo con sus lacayos europeos, nucleados en la OTAN, y las teocracias petroleras de la región. Ejemplos: la Primera Guerra del Golfo, en 1991; o la Guerra de Irak, 2003-2011, con la entusiasta colaboración de la Gran Bretaña de Tony Blair y la España del impresentable José María Aznar; o el caso de Libia, en 2011, montado sobre la farsa escenificada en Benghazi donde supuestos “combatientes de la libertad” – que luego se probó eran mercenarios reclutados por Washington, Londres y París- fueron contratados para derrocar a Gadaffi y transferir el control de las riquezas petroleras de ese país a sus amos. Casos más recientes son los de Siria y, sobre todo Ucrania, donde el ansiado “cambio de régimen” (eufemismo para evitar hablar de “golpe de estado”) que Washington persigue sin pausa para rediseñar el mundo -y sobre todo América Latina y el Caribe- a su imagen y semejanza se logró gracias a la invalorable cooperación de la Unión Europea y la OTAN, y cuyo resultado ha sido el baño de sangre que continúa en Ucrania hasta el día de hoy.

La señora Victoria Nuland, Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos Euroasiáticos, fue enviada por el insólito Premio Nobel de la Paz de 2009 a la Plaza Maidan de Kiev para expresar su solidaridad con los manifestantes, incluidos las bandas de neonazis que luego tomarían el poder por asalto a sangre y fuego, y a los cuales la bondadosa funcionaria le entregaba panecillos y botellitas de agua para apagar su sed para demostrar, con ese gesto tan cariñoso, que Washington estaba, como siempre, del lado de la libertad, los derechos humanos y la democracia.

Cuando un “estado canalla” como Estados Unidos, que lo es por su sistemática violación de la legalidad internacional, profiere una amenaza como la que estamos comentando hay que tomarla muy en serio. Especialmente si se recuerda la vigencia de una vieja tradición política norteamericana consistente en realizar autoatentados que sirvan de pretexto para justificar su inmediata respuesta bélica. Lo hizo en 1898, cuando en la Bahía de La Habana hizo estallar el crucero estadounidense Maine, enviando a la tumba a las dos terceras partes de su tripulación y provocando la indignación de la opinión pública norteamericana que impulsó a Washington a declararle la guerra a España. Lo volvió a hacer en Pearl Harbor, en Diciembre de 1941, sacrificando en esa infame maniobra 2,403 marineros norteamericanos e hiriendo a otros 1,178. Reincidió cuando urdió el incidente del Golfo de Tonkin para “vender” su guerra en Indonesia: la supuesta agresión de Vietnam del Norte a dos cruceros norteamericanos –luego desenmascarada como una operación de la CIA- hizo que el presidente Lyndon B. Johnson declarara la emergencia nacional y poco después, la Guerra a Vietnam del Norte. Maurice Bishop, en la pequeña isla de Granada, fue considerado también él como una amenaza a la seguridad nacional norteamericana en 1983, y derrocado y liquidado por una invasión de Marines. ¿Y el sospechoso atentado del 11-S para lanzar la “guerra contra el terrorismo”? La historia podría extenderse indefinidamente.

Conclusión: nadie podría sorprenderse si en las próximas horas o días Obama autoriza una operación secreta de la CIA o de algunos de los servicios de inteligencia o las propias fuerzas armadas en contra de algún objetivo sensible de Estados Unidos en Venezuela. Por ejemplo, la embajada en Caracas. O alguna otra operación truculenta contra civiles inocentes y desconocidos en Venezuela tal como lo hicieran en el caso de los “atentados terroristas” que sacudieron a Italia –el asesinato de Aldo Moro en 1978 o la bomba detonada en la estación de trenes de Bologna en 1980- para crear el pánico y justificar la respuesta del imperio llamada a “restaurar” la vigencia de los derechos humanos, la democracia y las libertades públicas. Años más tarde se descubrió estos crímenes fueron cometidos por la CIA. Recordar que Washington prohijó el golpe de estado del 2002 en Venezuela, tal vez porque quería asegurarse el suministro de petróleo antes de atacar a Irak. Ahora está lanzando una guerra en dos frentes: Siria/Estado Islámico y Rusia, y también quiere tener una retaguardia energética segura. Grave, muy grave. Se impone la solidaridad activa e inmediata de los gobiernos sudamericanos, en forma individual y a través de la UNASUR y la CELAC, y de las organizaciones populares y las fuerzas políticas de Nuestra América para denunciar y detener esta maniobra.

Fuente: Atilio A. Boron

image description

Hoy a los 60 años del natalicio del Comandate Hugo Chávez Frías, tenemos el gusto de compartirles un proyecto del cual hemos hecho parte desde @FutbolSubverso hace casi ya 2 años, donde de una manera muy sentida compartimos algunas letras relacionadas con el fútbol y Chávez.

‘Chávez es Fútbol’ es un libro patrocinado por PDVSA y recoge la participación de un conglomerado de 12 países que, indistintamente de sus ideologías, reconocen la huella imborrable del eterno Comandante. Son relatos de fanáticos, hinchas, movimientos sociales, periodistas, directivos y jugadores, que en 360 páginas, ordenadas en 15 capítulos y un anexo fotográfico a full color donde aparece  el líder de la Revolución Bolivariana en plana expresión con el mundo del balón.

Con prólogo de Luis Mendoza “Mendocita”, ex-futbolista venezolano. El libro trae relatos de personas como Richard Páez, Eduardo Galeano, Ángel Cappa, Rafael Lacava, Eduardo Álvarez, Adelis Chávez, Vanesa Maradona Mendoza, Fernando Buen Abad, Juana Suarez, Ciro Contreras, Carles Viñas, Roberto Nery entre otros; algunos de los cuales tuvieron la dicha de compartir de cerca con el carismático presidente.

Es muy importante destacar que el libro es de distribución gratuita, y será un referente para el estudio del pensamiento del Comandante Chávez, que permita mantener vivo su legado, sobre todo en un país donde el fútbol alcanzó sus mayores logros deportivos en plena revolución.

Para mayor  información sobre el libro, siga y  escriba a la cuenta en twitter: @hablamos_futbol