All Boys, Nueva Chicago y Defensores de Belgrano: Fútbol, memoria y dictadura – Por: @santirayado

capture-20150324-074938

El último viernes dirigentes e hinchas de All Boys, club que milita en el Nacional B, rindieron homenaje a cuatro hinchas desaparecidos durante la última dictadura cívico militar.

Rodeados de vecinos del barrio de Floresta, se inauguró en la intersección de las calles Mercedes y Alvarez Jonte un mural que recuerda a Samuel Alfredo Szczupakiewicz, Carlos Oscar Lorenzo Cittadini, Daniel Ferreira y Susana Leonardi.

Este no era el primer homenaje que el Albo realizó a los militantes desaparecidos. En el año 2009 se colocó una baldosa donde figuran los nombres y la inscripción “aquí fueron felices”, la misma que ahora reza la pared.

Federico Pugliese, miembro de la subcomisión de Eventos y Articulación Barrial del Club Atlético All Boys, explicó durante la inauguración que “la idea surgió con el objetivo de que la baldosa por la memoria colocada en el piso tuviera mayor visibilidad en una pared del Club, así el barrio lo ve, recuerda y no olvida lo que pasó durante la última dictadura cívico militar”.

El blanquinegro de Floresta es una entidad histórica. El año pasado descendió de la Primera División del fútbol argentino, en la que se desempeñaba desde el año 2010. El club siempre se caracterizó por su inserción barrial, por ser una parte fundamental en la vida social de la comunidad.

Nueva Chicago le cantó la Marcha Peronista a los milicos

Su rival histórico es Nueva Chicago, del vecino Mataderos. A ambos los une una rivalidad que, como es costumbre en el fútbol nacional, tuvo sus cruentos episodios de violencia. Pero también comparten una identidad que colocó a sus hinchas del mismo lado.

El torito de Mataderos tiene el mismo sentimiento de pertenencia que su par y también tiene su historia de resistencia. Corría el año 1981, el ocaso del gobierno dictatorial se aproximaba y la sociedad empezaba a exteriorizar algunos cuestionamientos.

Una tarde de fútbol de ascenso, los hinchas de Chicago comenzaron a cantar la marcha peronista. La respuesta policial no se hizo esperar y comenzó la represión. Los detenidos eran tantos que no alcanzaban los móviles policiales. La solución policíaca fue hacer trotar a los hinchas desacatados desde el estadio hasta la comisaría.

La anécdota cuenta que un muchacho que estaba en la puerta de su casa tomando mate también fue encarcelado cuando el convoy pasó frente a él. También se dice que al siguiente partido, la hinchada pasó frente a la comisaría y entonó la introducción de la marcha (parará pa pa parará pa pa, pa, pa pa… ) pero que cambiaron la letra por la infantil “arroz con leche, me quiero cazar”. La ocurrencia hizo reír hasta a los policías.

El camino lo empezó Defensores de Belgrano

El fútbol es uno de los fenómenos más populares de Argentina y atraviesa a las distintas clases sociales. De esta manera, puede ser lugar de resistencia y de otros valores destacados. Pero también puede ser espacio de las peores expresiones. Y para encontrar esto no es necesario hablar del negocio millonario en el que está inmerso, ni de la ya caduca dirigencia a escala nacional (AFA) e internacional (FIFA).

Los hinchas de fútbol son también participes de la violencia organizada, la xenofobia y la corrupción que rodea a este deporte. Por eso son destacables iniciativas como las de All Boys, que refuerzan la idea de un club social en contacto activo con su comunidad. En este sentido, no se puede dejar de mencionar al también club del ascenso Defensores del Belgrano.

En el año 2001, el club del Bajo Belgrano, que hoy juega en la Primera B Metropolitana, bautizó a su tribuna popular con el nombre de Marcos Zucker: hincha de Defe y militante Montonero, desaparecido en la segunda contraofensiva de la organización político -militar.

La decisión fue una novedad porque en el fútbol no suelen existir homenajes políticos de este tipo. Además, ocurrió antes de la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, que significó la vuelta de los juicios a los militares.

A días del 39 aniversario del último golpe cívico militar, es preciso reconocer a los hinchas, dirigentes y socios de Defensores de Belgrano. Cuando el Estado miraba para otro lado, existió dentro del fútbol la valentía para construir memoria.

Fuente: Notas

Anuncios

Cómic cuenta la lucha de hinchas contra la dictadura – Por: #LeandroVivas

El Polaco no estaba. Después del partido contra Chacarita no volvió. Había desaparecido. Al partido siguiente una bandera colgada por la barra brava de Morón exigía, en plena dictadura militar, la aparición con vida del fanático ausente.

“Es que dentro de la cancha no había estado de sitio”, explicó a 24CON el cineasta Fabio Zurita, guionista del cómic ¿Dónde está el Polaco?, la historieta que busca relatar cuál era el rol de los hinchas en la época más oscura de la historia argentina.

Después de la edición de su película Pato Criollo y haberse sumergido en el mundo de los barras, Fabio empezó a buscar información sobre el rol de los hinchas. Las hipótesis disparaban que podrían haber sido funcionales a la dictadura, mano de obra, como sucede en algunos sectores actuales, o bien, mantenerse al margen. Pero la historia del Polaco, le dio un giro distinto a su investigación.

“Generalmente la historia no hace trabajos sobre esto. Busqué fotografías, vestuarios, no encontré detalles. Fueron dos años de investigación hasta llegar a tener el libro. Hablar de la marginalidad de esa época tiene cierta resistencia”, señaló el director de cine de Haedo.

Si bien durante la dictadura, el terror y el control estatal atravesaron todos los aspectos de la vida social, la cancha continuó siendo un espacio libre, al menos para los hinchas. “No había intereses sobre ellos, era seguir a su equipo. Estaban excluidos de distintos lugares, hasta de la educación, pero no había estado de sitio en la cancha. Se podían juntar y no los veían como una amenaza. Pero por otro lado se enfrentaban a la policía de la dictadura, llevaban banderas. Si bien la idea no era la conciencia total sobre los desaparecidos, si cantaban por los desaparecidos de su tribuna, cantaban que aparezca le polaco”.

“Y pegue, y pegue Tigre pegue”

El Cómic cuenta como desde 1970 hasta el 84, la tribuna de Morón transitó, como tantas otras, los terrores de la dictadura. Empero, la tribuna desafió en cada partido a la policía. El libro comienza con una anécdota, cuestionada por el Polaco, aun niño, en donde la hinchada denunció en un diario de la época el ataque de uno de sus colectivos, pero enseguida continúa con otro acto en donde los hinchas resistieron a los uniformados:  “En el 75 hubo un suceso que creó la amistad entre Morón y Tigre. Un policía borracho disparó contra la tribuna de Tigre e hirió a un barra. En el entretiempo un policía borracho le apuntó a una pelota que le pasó cerca. La tribuna de Tigre lo empezó a gastar, entonces el policía giró y disparó contra la tribuna. La hinchada de Morón vio esto y, si bien hasta ese momento eran enemigos, apoyó a la hinchada de Tigre. El partido se suspendió y las dos hinchadas se enfrentaron a la policía juntos. Y Nació la amistad, algo que los hinchas de hoy no saben, porque fue hace mucho. Se sigue manteniendo ese vínculo”.

Según explica Zurita, los hinchas no tenían conciencia de lo que sucedía en el país. El reclamo no apuntaba a los desaparecidos ni a las redes instauradas por los militares, sino que señalaba a los hinchas ausentes.

El trabajo histórico llevado adelante por el guionista se transformó en una historieta que se lanzará en el mes de junio con una doble presentación en Morón y en Tigre, aunque no se descarta una conferencia en la Ciudad de Buenos Aires para su lanzamiento a nivel nacional.

De total producción independiente, cuenta con los dibujos de Francisco Baron, el prólogo de Juan Sasturain, y con al participación de Osvaldo Bayer en las presentaciones.

La historia del Polaco
“Fue el primer hincha que entrevisté”, señaló Zurita. “El Polaco es un hincha de toda la vida. De chico vivía en Castelar, cerca de la cancha de Morón, se escapaba de la casa para ir a la cancha. Hubo un partido contra Chacarita en el 83 y los hinchas de Morón se armaron para enfrentar a Chacarita, porque los de Morón no iban mucho por allá, y los de Chacarita eran pesados. Fueron con palos, cadenas… pero resultaron ser 30 de Chacarita por uno de Morón. Igual volvieron muy eufóricos, pero cuando llegaron se dieron cuenta que faltaba el polaco. Primero pensaron que lo había secuestrado la hinchada de Chacarita, pero lo había chupado la policía”, explicó el guionista sobre uno de los capítulos centrales de su libro.

En el escape tras la gresca entre las dos hinchadas, el polaco tomó el tren en sentido contrario al del resto de la barra y terminó en manos de la policía. Al partido siguiente Morón lució la histórica bandera con la leyenda “Aparición con vida del Polaco”.

“Hicieron habeas corpus y no salía nada. Era el 83, la dictadura estaba en retirada, pero seguían operando. Operaron hasta el 88 o 89 con los últimos levantamientos. La tribuna lo buscaba pero el Polaco no estaba. Al final, metieron tanta presión que apareció, estaba detenido en la comisaría de Villa Ballester”, destacó Zurita.

El cómic busca mostrar las diferencias entre aquellos hinchas violentos pero apasionados y los de hoy, que se encuentran sumergidos en distintos negocios, y en la mirada del cineasta, son funcionales a distintos grupos políticos.

“Cuando se viene la democracia, los políticos recurren a los barras. Son grupos ya armados. La gente no barra tenía miedo a salir, pero el barra salía a pintar las calles, no había drama. Cuando se dieron cuenta que eran utilizados, se dieron cuenta de que era un buen negocio”, explicó.

“Hablé con muchos hinchas, viejos hinchas. Gente grande, vecinos grandes de aquella época. Busqué fotos. Me fue muy difícil que me cedieran las imágenes. Había poco y malas. Pero logré armar un archivo. Tengo una filmación propia de cuando ascendió Morón. El guión incluye un personaje ficticio que va uniendo el pasado con el presente, y aparecen hinchas conocidos como Galindes y el Roña Castro. Muchos hinchas me ayudaron y cuando les mostré el libro se buscaron para ver como aparecieron. Nació de un trabajo histórico, por eso tiene diálogos reales, tomados de lo que me contó cada vecino. Es mucho trabajo que saldrá a la luz en junio”, cerró Fabio Zurita desde Haedo.El libro cuenta como era la vida aquellos años, narra las reuniones en el restaurant Sportman del centro de Morón, punto de encuentro obligado para los barras de aquellos años. Cómo eran los vínculos entre los hinchas, su pasión y el seguimiento del club del gallito.

La historieta Donde está el Polaco retratará la vida del hincha que con sus canciones y sus banderas enfrentó a la dictadura desde el corazón de la cancha de Morón.

Fuente: 24con

#MundialDeFútbolPorLaPAZ en #BuenosAires

#MundialDeFútbolPorLaPAZ en #BuenosAires // Porque desde el FÚTBOL también construimos PAZ, ven a jugar un picadito este domingo 6 de julio a las 14 hs en San José 1267 (Capital Federal – Buenos Aires).

Inscribe tu equipo a prensainternacionalmp@gmail.com o súmate a alguno de los equipos que vamos a armar ese día.

El costo de la cancha lo dividimos entre todas y todos los asistentes.

¡NO TE LO PIERDAS!

La Garganta Poderosa: primera cobertura villera del Mundial #Brasil2014

“Disculpen las molestias estamos construyendo conocimiento”, así presentó La Garganta Poderosa la primera cobertura villera en la historia de los mundiales. La revista de cultura villera viajará a Brasil para cubrir el verdadero Mundial.

Ver más