TU CIUDAD NO TE ABANDONA EN FESTIVAL DE CINE FUTBOLERO CALI

DOCUMENTAL DEL LEÓN SE PRESENTARÁ EN FESTIVAL DE CINE FUTBOLERO DE COLOMBIA

Como una forma de internacionalizar la historia de lucha de los hinchas del Conce, el club social participará como invitado especial en el Festival Internacional de Cine Futbolero que se realizará en Cali, Colombia, desde el 18 y hasta el 21 de Mayo.

El club estará representado en el evento por el director del documental “Tu Ciudad no te abandona”, César Castillo, quien exhibirá la pieza audiovisual en la jornada inaugural, instancia en la que explicará el proceso que ha vivido el León en lo institucional tras la desafiliación.

“Hace más de un mes nos llegó la invitación para participar en el festival y tras las gestiones del club para financiar el viaje diremos presente llevando el mensaje y testimonio a Colombia de los hinchas del Conce que han mantenido vivo al club. Además, aprovecharemos la oportunidad de generar vínculos con hinchas y dirigentes de América de Cali y Deportivo Cali para futuros convenios que pueda llevar adelante la directiva del club social”, aseguró César Castillo.

El Festival de Cine Futbolero nace en 2016 como iniciativa de egresados de sociología de universidades de Cali, Bogotá (Colombia) y de Caracas (Venezuela), además de integrantes de Barras de América, Millonarios, Santa Fe, Caracas FC y escuelas de fútbol popular.

“Estamos muy expectantes de conocer la experiencia de Deportes Concepción a través del documental y dialogar sobre las leyes que acomodan unos pocos para su beneficio y que pueden generar la desafiliación, no de un equipo deportivo como tal, sino de una ciudad que tenía presencia en una competición de nivel nacional. En Colombia los clubes son manejados por unos pocos y se aprobó una ley para democratizar los clubes, pero en la práctica no se ha logrado. Queremos construir otro tipo de fútbol, el Fútbol Popular donde los hinchas seamos propietarios y administradores de nuestros equipos”, afirmó Jamer Calvo, organizador del Festival en Cali.

El encuentro busca significar el fútbol como espacio intercultural de la humanidad, mediante la cinematografía y el encuentro de distintos actores de este fenómeno social y cuenta con el apoyo de festivales de Perú y Brasil.

El viaje a Colombia fue posible gracias al aporte en pasajes de la empresa local Optimiza Sistemas de Gestión Limitada e hinchas del León.

 

Anuncios

LIBERTAD PARA CARLOS, UN LUCHADOR DE LA VIDA

avo

Desde Venezuela nos hacen llegar una carta escrita por el hermano Carlos Conde, fanático de la vida y el fútbol, integrante de Los Demonios Rojos, barra del Caracas Fútbol Club, detenido injustamente por la policía del Estado Anzoátegui. Para un luchador de la vida, LIBERTAD!!!

A continuación compartimos el texto que recibimos:

El día 10 de septiembre de 2016 se presentaron en el Estadio José Antonio Anzoátegui (Edo. Anzoátegui) una situación de brutal represión por parte de la Policía de ese Estado en contra de la hinchada del Caracas Fútbol Club. Como resultado de esta arremetida resultaron heridos decenas de hinchas del equipo capitalino y también resultó herido un funcionario de la mencionada policía. Producto de esta situación los funcionarios de PoliAnzoátegui se llevaron detenidos a 10 hinchas del Caracas Fútbol Club, entre ellos Carlos Conde. Estos jóvenes fueron brutalmente golpeados, vejados e incluso fueron robados todos sus bienes, objetos personales por parte de estos funcionarios, además de ésto Carlos Conde recibió una puñalada en su pierna izquierda propinada por funcionarios de ésta policía, herida que no fue atendida sino hasta casi transcurrida una semana de su detención.

Dos días después de ser detenidos, nueve de los 10 hinchas fueron presentados ante la Fiscalía 19 del mencionado Estado pero curiosamente Carlos Conde fue presentado en la Fiscalía 20. Los otros 9 jóvenes hinchas fueron liberados recibiendo Régimen de Presentación por el delito de daños leves, sin embargo sorpresivamente a Carlos Conde le fue imputado el delito de Homicidio en grado de frustración (aún cuando el policía que resultó herido estuvo fuera de peligro a los 03 días de los hechos), sin ningún tipo de prueba más allá de la declaración del propio policía involucrado, violando el debido proceso. Toda esta información es fácilmente verificable en el expediente de Carlos Conde.

Durante la semana de los hechos el Camarada Tarek William Saab, Defensor del Pueblo conoció de la situación y denunció públicamente la violación de los DD.HH. de Carlos Conde, así como la detención arbitraria y con exceso de fuerza, la puñalada que recibió por parte de la Policía. Además de ello el Defensor del Pueblo exigió su liberación inmediata por no poseer la Fiscalía elementos probatorios que justifiquen dicha imputación.

Hasta la fecha Carlos Conde permanece privado de libertad en la sede de PoliAnzoategui, compartiendo celda con criminales y delincuentes. Sin embargo el espíritu de lucha de Carlos y su gran pasión por la justicia le han permitido abrir espacios en medio de tanta oscuridad para la Alegría y la Justicia.

Con ese espíritu Carlos Conde nos hizo llegar una carta publica en manuscrito firmada por él con la intención de hablarle al pueblo venezolano para exponer su amor por el futbol, por la Revolución Bolivariana y por la causa del Socialismo.

Yo, que soy su amiga y Camarada recibí de él la petición especifica de compartir estas notas con Ustedes con la esperanza que puedan brindarnos un espacio para hacer valer la voz de un joven revolucionario injustamente privado de que libertad.

A continuación envío la transcripción fiel y exacta de la carta pública de Carlos Conde, así como adjunto el manuscrito que da cuenta de la veracidad de esta información. Al final les dejo el correo electrónico de Carlos así como el de José Alexis, su hermano gemelo.

Eternamente agradecidos!

Aylen Díaz García en nombre de Carlos Conde

 

Comandancia General de Polianzoátegui, Retén de Lecherías, 15 de octubre 2016

REFLEXIONES: El Fútbol como instrumento político y su valor histórico.

PREMISA: Lo político, social, cultural y deportivo está muy vinculado. La importancia de los diferentes acontecimientos futbolísticos y sus consecuencias geopolíticas y sociales en el marco histórico mundial, nos permite ver la otra cara del fútbol.

El fútbol posee un valor intrínseco y una enorme influencia en las masas de personas que pueblan el planeta. Comprender el origen de tanta pasión permite canalizar una gran fuerza de transformación social, además de la amplitud de valores inherentes al fútbol capaces de normalizar hábitos.

El fútbol es el deporte más importante a nivel mundial. No es sólo un juego sino que significa el fenómeno social más relevante del Siglo XX. Convoca a millones de personas, que no sólo lo practican, sino que lo discuten, disfrutan, negocian e inclusive lo padecen como es el caso de las Barras.

El fútbol tiene una relevancia mundial para muchos, inimaginable. Para la lucha del pueblo Sudafricano en tiempos del Apartheid; las batallas contra el holocausto nazi, y, para vengar Las Malvinas. El fútbol ha tomado un papel protagónico, pues no se trata de una simple disciplina deportiva que además de entretener, tiene una faceta más compleja: El poder que otorga el Deporte Rey.

Para un país con una gran cantidad de problemas de orden político, económico y social, el fútbol es un medio de liberación y de manifestación. El fútbol es una fuente inagotable de inspiración, con una gran utilidad para llevar a cabo la lucha por los Derechos del Ser Humano.

El balompié tiene una enorme influencia en las clases populares y una maravillosa y arrolladora capacidad de penetrar en todos los rincones de la sociedad. En las naciones más golpeadas por conflictos de todo orden, el fútbol no solamente tiene vida, sino que además el mismo ha sido un vehículo extraordinario para recomponer y crecer como sociedad. Numerosos ejemplos tenemos en Europa así como también en nuestro continente.

El fútbol sirve como diáspora de revolución porque forma parte de las Alegrías humanas.

Queremos un país que respire y viva el fútbol. No poder perder el partido contra la violencia; no deben existir expulsados del campo de la vida; no más tarjeta roja a la tolerancia; basta de discriminación; no más falta contra la paz; no podemos permitir se nos arrebate la libertad que ofrece este hermoso país en donde se han colocado las bases para seguir creciendo, y más aún en donde podemos desarrollar iniciativas populares en el estadio, favorables a la Revolución.

La división es un signo común en Venezuela producto de la pugna política existente entre las clases sociales y dos modelos de sociedad antagónicamente irreconciliables. Sin embargo, pese a este cuadro y aunque somos una país de cultura beisbolera, esto cambió evidentemente en el año 2011 durante la Copa América. Se logró unión nacional en torno a la cultura futbolera, un color significante a todos los venezolanos, una camiseta, un mismo sentimiento, un solo latir: La Vinotinto.

Afloraba nuestra venezolanidad, se copaban las plazas públicas, comunidades y reuniones familiares con un gran espíritu patriótico acompañado siempre con el Tricolor Nacional que ondeaba alto por todo el país. La tarea que nos encomendó el más sublime amor a la Patria era clara, dar aliento unitario y aguante a Venezuela sin que importara la tendencia o ideología política.

La Vinotinto y su hazaña demuestran que ningún otro deporte logra mover lo que mueve el balompié. De hecho, después del Tricolor Patrio es el Vinotinto el color más representativo del ser venezolano.

Unir a más de 30 millones de venezolanos en un mismo sentimiento es posible con el fútbol que ha demostrado que jugando en equipo, con entrega, esfuerzo y mucho sacrificio se puede tener un mejor país. El fútbol, nuestra querida Vinotinto logró unir a la nación en cantos colectivos, una misma esperanza y gritando ¡Gooooool! En la cancha no sólo jugaban nuestros 11 gallos Vinotinto, sino los más de 30 millones de personas con un mismo corazón.

Venezuela debe ser Territorio de Paz Vinotinto.

Escribo desde mi celda estas notas y la imagen del Gigante Infinito no se disipa de mi mente, esto sólo tiene una lógica: Chávez es Fútbol.

Ningún otro presidente en la historia republicana del país aportó tanto por la unidad de todo el pueblo, por la suprema felicidad colectiva y nuestro fútbol (Ejemplo Copa América 2.007)

<˂Chavelo>>, como lo llamamos amorosamente los hinchas del Rojo, sentimos el obligatorio deber de emular su ejemplo: su mística, su capacidad de lucha, su disposición al combate, su brillante genio, su don de unidad. Chávez como el fútbol son bisagras que generan unidad en donde no hay. ¡Chávez es fútbol!

Y como el fútbol es el lenguaje común de los pueblos, su unidad es tan necesaria para enfrentar en un duelo al enemigo: El capitalismo (El fútbol negocio)

<<El fútbol tiene música>> y el hincha la libertad para alentar.

La nobleza del fútbol es que esa danza con la esférica convoca a personas de todos los colores, credos, culturas y clases sociales.

Además de la pasión personal, encuentro paz espiritual con el fútbol. Mi capitán por un fútbol popular: “Chavelo”.

Muere el hombre, más no la idea. Líder Eterno.

Carlos Conde. Avo 01

carlos.condebolivariano@gmail.com

jose_conde87@hotmail.com

RECORDANDO A CHAMIZO Y QUEMADO

Chamizo y Quemado 19 mayo 2002

En el Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado en Colombia, recordamos a Juan Manuel Bermúdez Nieto, Chamizo, y a Alex Julián Gómez Martínez, Quemado, jóvenes integrantes de la Barra Disturbio Rojo Bogotá, seguidora del América de Cali, quienes fueron asesinados por Paramilitares en carreteras de Antioquia, el 19 de mayo de 2002, cuando regresaban de un partido Nacional-América en el estadio Atanasio Girardot de Medellín.

“De pronto, las balas cesaron y aquellos veinte o treinta tiros que se lanzaron esa noche ya habían cumplido con lo suyo, ya no había a nadie más a quién ajusticiar (dijeron los asesinos) y al mando de una voz gruesa e inolvidable para estos jóvenes el líder de los paracos que esa noche estaban allí gritaron: “váyanse de aquí ya, o si no la lista se sigue alargando y los vamos es pero matando a todos”. Fragmento del libro «Diarios de un barrista. Chamizo y Quemado» escrito por Fabián Albarracín Morales.

Descargar el libro: Diarios de un barrista. Chamizo y Quemado

El recuerdo para un jugador italiano comprometido a todo nivel. Se trata de un breve repaso por su vida futbolística y política, como modo de enaltecer los valores de alguien que se abraza a una idea y la defiende contra lo que sea.

Bruno Neri nació en Faenza, el 12 de octubre de 1910. Este pueblito se ubica en Ravenna, en la región de la Emilia-Romagna y actualmente no supera los 60.000 habitantes, a comienzos del siglo pasado su población sería muy escasa. Bruno estudiaba en el Istituto Agrario di Imola y tenía una pasión decidida por el fútbol, el cual practicaba en sus ratos de ocio y en la propia escuela también. Pero no era éste el único interés suyo, también gustaba de la poesía, del arte y demás inquietudes culturales, lo cual lo ubicaban en un lugar tal vez diferente al resto. Su otra pasión era la política y el defender los intereses de un bien común, un zurdito bah.

Se la pasaba en encuentros con poetas, músicos, literatos, putos bah (?). Fue así que, luego de retirado, juntó unos pesos y decidió probar suerte en Milano, abriendo un taller como para lograr substistir, además de ir a una gran ciudad donde tendría más contacto con todo tipo de actividades artísticas. Bruno visitaba exposiciones y museos, tenía muchos amigos en el ámbito intelectual y además era un tipo muy querido por su sensibilidad.

Pero antes hubo una etapa como jugador de fútbol. Había debutado con solo 16 años en el Faenza, su club, hasta que en 1929 le llegó una oferta la cual fue imposible rechazar: Fiorentina había caído con un contrato por 10.000 liras. Su puesto era de mediocampista central, de notable predisposición atlética, muy técnico, de no mucha altura pero con una capacidad de organizador que llamaba la atención. Aunque no gozaba de mucho gol: en toda su carrera anotó dos nomás. En Fiorentina jugó durante 5 años en gran nivel.

Neri ya mostraba actitudes propias de un Toni Negri (?). En Fiorentina, mientras él era parte del equipo, se estaba inaugurando el estadio de la institución que en ese momento fue bautizado como Giovanni Berta. Para quien no lo conoce, Berta fue un fascista férreo, de los más fachos (?), que sucumbión ante una brigada comunista que lo mató tirándolo de un puente al Arno. Berta quería volver a la orilla pero los comunistas lo empujaban al medio, horrible (?). La cuestión es que para el movimiento facista florentino fue una pérdida dolorosa y en honor a su actividad de facho decidieron ponerle ese nombre al estadio de Fiorentina. Plena época de Mussolini, se homenajeaba a gente de este estilo. Luego de la guerra, la cancha pasó a llamarse Estadio Comunal de Florencia y en 1993 Artemio Franchi tal como lo conocemos hoy. Bien, el día de la inauguración, todo el equipo hizo el gesto de saludo romano, típico saludo fascista, menos Bruno que se pegó los brazos al cuerpo en clara señal de no estar muy de acuerdo (?).

Luego de jugar en la Fiore, pasó por el Lucchese y de allí al Torino, clubes en los que disputó varios partidos y se destacó aunque su momento en el fútbol había pasado. Finalizó su carrera en el Faenza, club que luego de su retiro, hacia 1940, también entrenó. Siempre, a quien no le pasó, hay un primo, un tío, un amigo, un vecino, una mina (?), que nos contagia de su interés por algo y uno se termina metiendo hasta las pelotas y quiere salir cuando ya es tarde (?). Pero Bruno tenía un primo que le había mostrado lo interesante de la prédica de los movimientos antifascistas y, con el caudal intelectual que ya tenía, sus lecturas, sus contactos e inquietudes, a Neri no le costó nada meterse de lleno en la militancia activa.

La orga que más le llamó la atención una de la Resistencia italiana. Como habíamos dicho, Neri había montado un bolichito en Milano pero se volvió a Faenza. Es que ya tenía participación partisana y los alemanes andaban tras de sí. Por lo tanto se fue a su pueblo, repartió unas pertenencias y se dio a la clandestinidad. No obstante, tenía contacto con los servicios secretos aliados y lo enviaron de incógnito a una división del ejército en Ravenna donde se dedicaba a estudiar las operaciones para sabotear que los nazis tenían en los Apeninos. A Neri le decían como nombre de guerra Berni y se disfrazaba de héroe como el que nosotros conocemos (?).

Neri, destacado a una misión de salvataje de un paracaidista en el Monte Gamona fue sorprendido por un grupo de soldados nazis que le dieron muerte, el 10 de julio de 1944. Le dispararon en la cabeza, a pesar de la defensa rápida que había hecho el preparado Bruno. Junto a él estaba el jugador de voley Vittorio Bellenghi, compañero de tareas. Ellos se encargaban de estudiar la Línea Gótica, la Gotenstellung, que significaba el trazado de fortificaciones defensivas nazis a lo largo de la montaña, como forma de retrasar el avance de los Aliados. La tarea de Bruno y Vittorio era organizar maniobras de contraofensiva para recuperar a aquellos soldados aliados enviados a la región. Pese a todas las movidas de inteligencia, 15 soldados alemanes aparecieron de la nada y así concluyó la vida de este héroe de la defensa italiana. Aunque dijimos, era mediocampista (?).

Hoy, su figura tiende a reivindicarse y humildemente colaboramos desde acá. Se ha estrenado una obra de teatro llamada Il calciatore partigiano e incluso se ha publicado un libro donde se destaca su vida como atleta y activista. Además, en La Festa della Liberazione su imagen aparece como fuente de inspiración para las juventudes camporistas (?). Víctima de la locura nazi, murió defendiendo su patria y simbólica y representativamente es mucho más que ello, por algo emerge como estandarte del antifascismo. En su casa natal, en Faenza, se lee en una inscripción en una placa:

Bruno Neri, comandante partisano muerto en combate en Gamogna el 10 de julio de 1944. Tras destacar como atleta de primer nivel destacó en la acción clandestina primero, después en la guerra de guerrillas, magníficas virtudes combatiendo y un gran ejemplo para las futuras generaciones.

Por: Todo dicho en LaRedó