capture-20150310-093159

Barack Obama, una figura decorativa en la Casa Blanca que no pudo impedir que un energúmeno como Benjamin Netanyhau se dirigiera a ambas cámaras del Congreso para sabotear las conversaciones con Irán en relación al programa nuclear de este país, ha recibido una orden terminante del complejo “militar-industrial-financiero”: debe crear las condiciones que justifiquen una agresión militar a la República Bolivariana de Venezuela.

La orden presidencial emitida hace pocas horas y difundida por la oficina de prensa de la Casa Blanca establece que el país de Bolívar y Chávez “constituye una infrecuente y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”, razón por la cual “declaro la emergencia nacional para tratar con esa amenaza.” Este tipo de declaraciones suelen preceder agresiones militares, sea por mano propia, como la cruenta invasión a Panamá para derrocar a Manuel Noriega, en 1989, o la emitida en relación al Sudeste Asiático y que culminó con la Guerra en Indochina, especialmente en Vietnam, a partir de 1964. Pero puede también ser el prólogo a operaciones militares de otro tipo, en donde Estados Unidos actúa de consumo con sus lacayos europeos, nucleados en la OTAN, y las teocracias petroleras de la región. Ejemplos: la Primera Guerra del Golfo, en 1991; o la Guerra de Irak, 2003-2011, con la entusiasta colaboración de la Gran Bretaña de Tony Blair y la España del impresentable José María Aznar; o el caso de Libia, en 2011, montado sobre la farsa escenificada en Benghazi donde supuestos “combatientes de la libertad” – que luego se probó eran mercenarios reclutados por Washington, Londres y París- fueron contratados para derrocar a Gadaffi y transferir el control de las riquezas petroleras de ese país a sus amos. Casos más recientes son los de Siria y, sobre todo Ucrania, donde el ansiado “cambio de régimen” (eufemismo para evitar hablar de “golpe de estado”) que Washington persigue sin pausa para rediseñar el mundo -y sobre todo América Latina y el Caribe- a su imagen y semejanza se logró gracias a la invalorable cooperación de la Unión Europea y la OTAN, y cuyo resultado ha sido el baño de sangre que continúa en Ucrania hasta el día de hoy.

La señora Victoria Nuland, Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos Euroasiáticos, fue enviada por el insólito Premio Nobel de la Paz de 2009 a la Plaza Maidan de Kiev para expresar su solidaridad con los manifestantes, incluidos las bandas de neonazis que luego tomarían el poder por asalto a sangre y fuego, y a los cuales la bondadosa funcionaria le entregaba panecillos y botellitas de agua para apagar su sed para demostrar, con ese gesto tan cariñoso, que Washington estaba, como siempre, del lado de la libertad, los derechos humanos y la democracia.

Cuando un “estado canalla” como Estados Unidos, que lo es por su sistemática violación de la legalidad internacional, profiere una amenaza como la que estamos comentando hay que tomarla muy en serio. Especialmente si se recuerda la vigencia de una vieja tradición política norteamericana consistente en realizar autoatentados que sirvan de pretexto para justificar su inmediata respuesta bélica. Lo hizo en 1898, cuando en la Bahía de La Habana hizo estallar el crucero estadounidense Maine, enviando a la tumba a las dos terceras partes de su tripulación y provocando la indignación de la opinión pública norteamericana que impulsó a Washington a declararle la guerra a España. Lo volvió a hacer en Pearl Harbor, en Diciembre de 1941, sacrificando en esa infame maniobra 2,403 marineros norteamericanos e hiriendo a otros 1,178. Reincidió cuando urdió el incidente del Golfo de Tonkin para “vender” su guerra en Indonesia: la supuesta agresión de Vietnam del Norte a dos cruceros norteamericanos –luego desenmascarada como una operación de la CIA- hizo que el presidente Lyndon B. Johnson declarara la emergencia nacional y poco después, la Guerra a Vietnam del Norte. Maurice Bishop, en la pequeña isla de Granada, fue considerado también él como una amenaza a la seguridad nacional norteamericana en 1983, y derrocado y liquidado por una invasión de Marines. ¿Y el sospechoso atentado del 11-S para lanzar la “guerra contra el terrorismo”? La historia podría extenderse indefinidamente.

Conclusión: nadie podría sorprenderse si en las próximas horas o días Obama autoriza una operación secreta de la CIA o de algunos de los servicios de inteligencia o las propias fuerzas armadas en contra de algún objetivo sensible de Estados Unidos en Venezuela. Por ejemplo, la embajada en Caracas. O alguna otra operación truculenta contra civiles inocentes y desconocidos en Venezuela tal como lo hicieran en el caso de los “atentados terroristas” que sacudieron a Italia –el asesinato de Aldo Moro en 1978 o la bomba detonada en la estación de trenes de Bologna en 1980- para crear el pánico y justificar la respuesta del imperio llamada a “restaurar” la vigencia de los derechos humanos, la democracia y las libertades públicas. Años más tarde se descubrió estos crímenes fueron cometidos por la CIA. Recordar que Washington prohijó el golpe de estado del 2002 en Venezuela, tal vez porque quería asegurarse el suministro de petróleo antes de atacar a Irak. Ahora está lanzando una guerra en dos frentes: Siria/Estado Islámico y Rusia, y también quiere tener una retaguardia energética segura. Grave, muy grave. Se impone la solidaridad activa e inmediata de los gobiernos sudamericanos, en forma individual y a través de la UNASUR y la CELAC, y de las organizaciones populares y las fuerzas políticas de Nuestra América para denunciar y detener esta maniobra.

Fuente: Atilio A. Boron

La marca #James – #FútbolNegocio #Dinero

Bueno, y es que no sobra hacer la introducción a esta nota, una nota que nos brindará elementos para explicar el por qué del despliegue mediático con este joven, tras el cual existen muchos intereses, algunos económicos, últimamente otros de corte político. Este artículo ratificará para algunos lo ya pensado, para otros será el inicio de las sospechas de algo que nosotros ya llamamos Fútbol Negocio.

capture-20150310-084710

Conoce usted a ¿David Rodríguez Rubio?, ¿se animaría a comprar algún producto promocionado con una imagen de David? Muy seguramente no. Pero si el nombre para estas preguntas fuera James Rodríguez, el 10 de la Selección Colombia y del Real Madrid, la situación sería distinta. De hecho, David y James son la misma persona, pero la diferencia comercial entre los dos nombres supera los 9 millones de euros al año.

James David Rodríguez Rubio no es solo un gran jugador de fútbol. Es más un empresario que sabe sacarle provecho al deporte y a su imagen. Es protagonista de millonarias campañas de publicidad de grandes multinacionales como Adidas, Bimbo, Unilever (Clear y Rexona) y Nestlé (Milo); sin pasar de largo a Pony Malta, las líneas de ropa propia en Almacenes Éxito, la amplia presencia en redes sociales, sus inversiones inmobiliarias, su bebida energética 10 Gold y la empresa Top 10 –dedicada a la instalación de canchas sintéticas–, que lo ponen más en la órbita de los CEO con éxito, que en la de los futbolistas famosos.

Aunque su fútbol exquisito, su fichaje al Real Madrid y su gol casi celestial contra Uruguay en el Mundial de Brasil le dieron a James su boleto al hall de la fama: hoy el 10 de 23 años de edad es más una marca comercial. No en vano, en la más reciente campaña publicitaria de Adidas James personificó al golden boy; o mejor, todo un Rey Midas; al fin y al cabo, lo que toca lo convierte en oro.

Es difícil precisar cuánto gana al año por esos comerciales y promociones. El portal de Barcelona Diariogold.com aseguró que por estos conceptos facturaba 9 millones de euros, cifra que de ser cierta sería superior a su salario en Real Madrid, que ronda los 6 millones de euros.

¿Qué hace a James un golden boy? Varias cosas. El experto en marketing deportivo y profesor de la escuela de negocios IE de Madrid, España, Eduardo Fernández Cantelli, afirmó a Dinero que “determinadas empresas, sobre todo en el sector de gran consumo, se han fijado en James para asociar su imagen a la de un deportista que transmite ilusión, ha conseguido un sueño, tiene una vida ordenada, es disciplinado, muestra una actitud positiva y ha triunfado”.

Lo mismo dice Adidas Colombia. “James representa una nueva era como marca en el país. Lo mejor es que no genera controversias, tiene un buen aspecto físico y es un deportista perfecto”, dice Santiago Gutiérrez, relacionista público de la empresa.

Este jugador encarna una nueva generación de deportistas más preocupados por su preparación física y mental, que por la vida nocturna y las verbenas. Otros buenos ejemplos son Nairo, Falcao, Ibargüen, Pajón, Yacamán…etc.

Con esas características James representa la contraparte frente a casos emblemáticos como Lance Armstrong, sumido en un averno por cuenta de sus ‘malos pasos’.

En la ‘realeza’

James Rodríguez es talentoso, joven y aclamado por el público femenino, pero no sería el mismo si no estuviera jugando en el Real Madrid. Es un negocio de doble vía, pues el equipo merengue factura todos los días.

A juicio de Fernández Cantelli, la rentabilidad que James le da al Real Madrid se puede ver desde dos puntos: el primero está asociado a la penetración de este club español en el mercado colombiano, que es gran consumidor de fútbol. “Gracias a James, el Real tiene más seguidores. Esta vinculación tiene para el club un valor porque incrementa el atractivo y la capacidad de atraer ingresos”, explica.

Y el otro es indirecto: si James ha generado un incremento en el número de seguidores del Madrid, entonces el valor de esta marca aumenta (el mayor activo de un club es el número de seguidores y en el nivel de afinidad que estos tienen) y los ingresos serán mayores porque las empresas estarán más interesadas en vincularse a ese club. Una cifra final en ese frente: los ingresos de explotación del Real Madrid alcanzaron los 550 millones de euros (2013/2014). El 32% de ese monto deriva del marketing.

La venta de camisetas es otra fuente de recursos, aunque no la principal. El analista español prevé que el Real Madrid venderá 1,5 millones de camisetas al año, la mayoría gracias a la marca Cristiano Ronaldo. Sin embargo, se estimó que el día de la presentación de James se vendieron unas 90.000 camisetas y que en los primeros días que siguieron a su fichaje se vendieron 400.000. “¿Son todas de James? No se puede afirmar, aunque naturalmente, un número alto de esas camisetas no se habrían vendido esos días si James no hubiera sido presentado”, precisa.

Cuando el talento se une con la madurez y una buena pinta, solo hay que esperar los cheques. En los últimos días recibió el primero de su hija Salomé, ‘fichada’ por EPK para una colección de ropa. James es todo un CEO.

10 CIFRAS DEL 10

1. 250.000 prendas íntimas vendió el éxito de la colección J10 James para Bronzini Black. Las metas comerciales se superaron en 180% y días más tarde del primer lanzamiento se puso en venta la segunda colección en 121 almacenes.

2. 130.000 unidades de la colección J10 James para Bronzini de niños y junior’s se pusieron a la venta en la pasada navidad (Fuente: Grupo Éxito).

3. 80 millones de euros habría sido el valor de la transferencia del Mónaco al Real Madrid. (Fuente: ESPN).

4. $21.000 millones cobraría el jugador anualmente. Un asalariado en Colombia gana en promedio $12,8 millones al año. (Según datos OIT).

5. 82.415 es el número de camisetas del Real Madrid que se pueden comprar con el salario anual de James (Fuente: BBC Mundo).

6. Adidas posiciona a James entre el top 5 de sus jugadores ‘marca’. (Fuente: Adidas Colombia).

7. James habría vendido 90.000 camisetas el día de su presentación en el equipo Real Madrid. (Fuente: IE escuela de negocios).

8. 550 millones reportó el Real Madrid como ingresos de explotación entre 2013 y 2014. Se prevé un aumento para el ejercicio 2014-2015. De ese monto, 32% se deriva del marketing. (Fuente: Real Madrid).

9. US$180.000 es el valor aproximado del carro que le regaló Audi a James. El primer carro del jugador fue un Peugeot 205.

10. $3.400 millones habría pagado James por un lujoso apartamento en el sector turístico de Santa Marta. (Fuente: Kienyke)

Gol en las ‘otras redes’

James también es un fenómeno en internet y redes sociales. Google Colombia preparó un informe para Dinero en este aspecto. El reporte indica que, en el país, la tendencia de búsquedas relacionadas con James Rodríguez se ha mantenido más alta desde que el jugador pasó al Real Madrid; es decir, desde agosto de 2014 a hoy. Cuando se compara a James Rodríguez frente a otros jugadores colombianos de renombre internacional, como Falcao, Carlos Bacca, Cuadrado o David Ospina, queda claro que hoy en día James es el referente mundial de la selección Colombia.

Todo eso se traduce en más dinero, pues las marcas buscan ese tipo de resonancia. El director de la maestría de marketing digital de la Escuela de Administración de Negocios (EAN), Juan Carlos Rentería, elaboró un cuadro para Dinero en el que concluye que James tiene un mayor volumen de enganche o eco en las redes. “En Facebook lo siguen 25 millones de personas, mientras que Cristiano Ronaldo supera los 107 millones. Sin embargo, el jugador colombiano es más efectivo al lograr que un mayor número de personas hablen en esa red de sus anuncios y comentarios”, dijo.

Fuente: Revista Dinero

Hoy el Frente Atlético ha asesinado a Jimmy, seguidor del Deportivo de La Coruña. Y lo que para muchos periódicos no es más que una reyerta entre los ultras del Atlético de Madrid y Riazor Blues (del Deportivo de la Coruña), tiene un trasfondo político por encima de la rivalidad entre equipos.

El Frente Atlético, uno de los grupos ultras con más seguidores de la liga no es la primera vez que se ve envuelto en agresiones a otras aficiones, sino más bien lo contrario, se podría decir que están curtidos en el tema. Y así lo demuestra la pelea el pasado mes de septiembre con los Biris (ultras del Sevilla) en un área de servicio de Badajoz o el caso de Aitor Zabaleta, aficionado de la Real Sociedad al que apuñalaron hace 16 años.

Pero lo que podrían parecer “reyertas” aisladas por fanatismo deportivo tiene un trasfondo. El Frente Atlético tiene un marcado carácter neonazi que no duda en esconder en cada estadio que visita. El problema es que en la televisión tan solo se ve a una afición incondicional que calienta el ambiente con cánticos cuando el “Cholo Simeone”, entrenador del club rojiblanco, pide apoyo.

El presidente del equipo dice que “No tiene nada que ver con el Atleti”. Sin embargo, el hecho de que la mayoría de miembros del Frente lleve banderas, insignias o haga cánticos en apología al fascismo en los partidos, sí guarda una relación con el club y su mirada hacia otro lado. La impunidad con la que lo hacen –ya no solo los miembros del Frente Atlético, sino otros muchos grupos ultras neonazis de otros equipos-, la pasividad de las autoridades y ocultación de la mayoría de medios, provoca que haya una respuesta de choque y minoritaria de otras aficiones.

Así pues, el origen del conflicto reside en el consentimiento de que el fascismo adquiera forma de grupo ultra de fútbol trasladando frecuentemente esa organización a cacerías fuera de los estadios (o incluso en organizaciones de ultraderecha) y no en la respuesta que se le quiera dar desde otra afición, que a menudo son los pocos que intentar poner freno a este problema ascendiente.

De nuevo asesina el fascismo español

El nazi-fascismo español de nuevo lo ha logrado. Ha vuelto a asesinar. El seguidor del Depor atacado no ha superado la parada cardiaca con la que había ingresado en el hospital en estado crítico, después de las maniobras que le habían practicado el personal sanitario.

Indigna el tratamiento que a la noticia le han dado en los diferentes telediarios del sistema. Nos hablan de peleas “entre ultras” y de grescas al lado del estadio, cuando lo que hay es un ataque terrorista fascista de una banda armada (se debe recordar que llevaban navajas y palos) que de forma planificada han ido a asesinar.

El estado y sus medios de comunicación una vez más protege a sus cachorros neonazis. Esta es la realidad que de nuevo se constata.

Pronto se nos hablara de la “mejor afición de España” pese a que ya llevan dos crimenes en su haber. El próximo sábado dia 6, día de la constitución que parió el franquismo en consonancia con los sectores renegados e la “izquierda estatal” se cumplirán 16 años desde que la misma banda de descerebrados asesinaron a Aitor Zabaleta. Ellos y ellas son los criminales y terroristas. Vosotros fascistas, sois los terroristas.

El fallecido es Francisco José Romero Taboada, Jimmy, 43 años y deja huerfano a un niño de corta edad. Poco le importa eso al estado y a sus cachorros fascistas

scale

Informacion de Sare Antifaxista, veterano colectivo vasco en la lucha contra el nazi-fascismo

http://sareantifaxista.blogspot.com.es/2014/11/herido-grave-un-joven-en-una-pelea.html

Información de La Haine

Cuando falta apenas una semana para cumplirse el 16 aniversario del asesinato del jóven donostiarra Aitor Zabaleta a manos de neonazis españolistas, estos criminales de nuevo han vuelto a actuar.

Esta vez ha sido contra seguidores del Deportivo de A Corunha, a los cuales han atacado con saña y con intenciones de asesinar. LLevaban navajas, palos y todo lo que forma parte de la parafernalia fascista. Han dejado al menos 16 heridos todos ellos con cortes de navaja y golpes propinados con los mencionados palos.

A dos galegos han arrojado al rio Manzanares, y el seguidor que se encuentra en estado crítico y clinicamente muerto ha tenido que ser rescatado por los buzos. Está ingresado en un hospital donde se lucha desesperadamente por salvar su vida.

El fascismo español, perfectamente integrado en multitud de “peñas futboleras” goza permanentemente de impunidad y un “dejar hacer” que evidencia que al estado español le importa bien poco este serio problema como es el terrorismo neonazi. Los clubs tampoco son demasiado activos para erradicar esta plaga y e incluso desde los medios de comunicación del sistema capitalista español son muy “comprensivos” con estos fascistas. Pese a haber asesinado ya a una persona hace 16 años, la afición del Atletico de Madrid, equipo del cual son seguidores los terroristas del Frente Atletico es denominada como la “mejor de España”.

La misma comunidad de Madrid no actua contra estos neonazis, al tiempo que hostiga a los seguidores del Rayo Vallecano, equipo obrero y popular y con una peña de seguidores progresista.

El fascismo español, que no cesa. Y que prosigue apaleando, apuñalando y en la medida que puede asesinando. Y el estado y sus policias tocando la lira….

2

Lugar del ataque terrorista de los neonazis del Frante Atletico

Los seguidores del Atletico de Madrid, encuadrados en la banda criminal F.A. sin esconder su ideología fascista

Fuente original: http://www.lahaine.org/est_espanol.php/de-nuevo-el-fascismo-espanol

¡Que la tristeza se convierta en #Rabia y la Rabia en #Lucha! #RiazorBlues

Imagen1

Para quienes amamos el fútbol y seguimos luchando por retomarlo, sabemos que un día domingo no es un día normal, es un día para sacar del cajón la casaca de nuestros amores, y aunque se asista o no al estadio, independientemente de los motivos, poder lucirla con amor, y porque no, como rechazo a esas tortuosas prendas que día a día se deben usar para poder trabajar ‘como debe ser’. Aun así, hoy mucho menos es un día normal… el #fascismo ha atacado de nuevo.

En la mañana de este domingo mientras se llevaba a cabo la previa del encuentro entre #DeportivoLaCoruña y #AtléticoDeMadrid se dio un choque entre la #RiazorBlues, contundentes por su acción antifascista, contra los tan mal llevados #FrenteAtlético, fascistas, dejando cerca de 15 heridos con armas blancas y otros elementos contundentes, y lo peor, un fallecido, un compañero de lucha antifascista que fue lanzado al río, sí, lanzado al río en pleno invierno.

Aun teniendo en cuenta estos múltiples heridos, el fallecimiento del compañero y la detención de cerca de 60 ultras, el show debía continuar, el partido no fue aplazado y los organizadores de la Liga solo se llenan la boca diciendo que es momento para erradicar la violencia, el #racismo, la #xenofobia y la intolerancia en el ‘fútbol profesional’.

Desde Fútbol Subverso extendemos nuestras condolencias a la familia del compañero, así como a los integrantes de #RiazorBlues y todos aquellos amigos que hoy no han podido respirar con tranquilidad, porque aunque se trate de un fallecimiento, no sobran los ignotas que en las calles se jactan diciendo que eso pasa por actuar como subnormales, lamentablemente hoy en día a pesar de los esfuerzos realizados desde tiempo atrás, la gente sigue estigmatizando al hincha, en muchas ocasiones obviando que más allá de una pelota, hay un universo de reivindicaciones, que como en este caso hacen que esto no se vuelva más que un hecho político.

Y de nuevo, a sus amigos, conocidos, familiares, compañeros… ¡Que la tristeza se convierta en Rabia y la Rabia en Lucha!

¡#Antifascistas siempre!

Les dejamos algunas notas sobre lo sucedido: http://tinyurl.com/l62a6k5 , http://tinyurl.com/q4s5tnj sin obviar la evidente agresión por parte del Diario #Marca, que si bien es claro que su ‘trabajo’ es vender el espectáculo, su manera de hacerlo es asqueante.

Corren tiempos de esperanza para el Valencia Club de Fútbol (Sociedad Anónima). Lo demuestran las “colas” para la renovación de los abonos y la mejora en los resultados deportivos. El archimillonario de Singapur, Peter Lim, se ha hecho con la propiedad del Valencia C.F. tras un acuerdo con Bankia (principal acreedor del club). Las buenas expectativas, por lo demás, se completan con la cesión (procedente del Manchester City) del internacional Álvaro Negredo. Ahora las “ilusiones” del socio se concentran en la finalización de las obras del nuevo estadio de “Mestalla”, ejemplo del maridaje entre el equipo deportivo y el consistorio capitaneado por Rita Barberá. También, de la turbia mezcolanza entre fútbol, “pelotazos” urbanísticos y política.

A finales de 2005 el Ayuntamiento y el Valencia C.F. firmaron un convenio que, teóricamente, suponía el punto de partida para la construcción del nuevo estadio. El consistorio cedía 90.000 metros cuadrados de suelo municipal (calificado como “equipamiento deportivo”) para edificar el nuevo Mestalla (el proyecto incluía los usos hoteleros y una gran galería comercial). A cambio, la sociedad anónima deportiva debía abonar a la ciudad 20 millones de euros, cuatro solares, un polideportivo (en el barrio de Benicalap) y la rehabilitación de un conjunto de alquerías (patrimonio rural). Las obras del estadio empezaron en 2007 y se paralizaron en 2009, por factores como el pinchazo de la “burbuja” inmobiliaria y el endeudamiento de la entidad deportiva.

En la permuta sale muy perjudicada la ciudad (las valoraciones del suelo son muy favorables al club de Mestalla), sostiene el portavoz del grupo de EUPV-IU en el Ayuntamiento de Valencia, Amadeu Sanchis. Además, el Valencia C.F. todavía no ha entregado a la ciudad, ocho años después, ninguna de las compensaciones a las que le obligaba el convenio (ni el dinero, ni los solares, ni el polideportivo, ni la rehabilitación de alquerías). El Valencia es algo así como un “poder fáctico” en la capital. Amadeu Sanchis destaca que desde siempre, “la política del PP ha consistido en manipular las emociones futbolísticas a costa de los intereses generales; el ayuntamiento no sólo dice que sí a todo lo que le plantea el Valencia C.F, sino que ha sido estafado por las directivas y presidentes del club”.

Recuerda Sanchis que una sentencia del Tribunal Supremo de 2006 declaraba ilegal la ampliación con tres graderías del actual estadio de Mestalla (donde juega los partidos el Valencia C.F. hasta la construcción del nuevo campo). El edil asegura, por último, que las denuncias le han supuesto insultos y amenazas por las redes sociales de seguidores valencianistas (incluidos miembros de la peña ultraderechista Yomus).

El nuevo campo de Mestalla es producto de la “burbuja” inmobiliaria que reventó en 2008, la especulación y la era del “pelotazo”. Se sitúa en una zona de expansión, al noroeste de Valencia, donde se emplazan grandes centros comerciales (Hipercor o Media Markt) y el Palacio de Congresos. La gran mole en construcción, que tendrá capacidad para 61.000 espectadores, se asienta en una barriada, Benicalap, de grandes contrastes. Cerca de las obras del nuevo campo se halla el barrio obrero de Benicalap (antiguamente zona de huerta y alquerías), de unos 40.000 habitantes y tasas de paro que superan el 35%. La crisis ha castigado a esta barriada popular: 50 familias van a comer a Casa de la Caridad, mientras la Asociación de Vecinos reparte ropa y bolsas de alimentos a 160 familias al mes. Hay, asimismo, un palmario contraste entre el Benicalap obrero y el “Nuevo Benicalap”. Éste es fruto del “boom” de la construcción: una zona de “clase media” basada en fincas cerradas, con viviendas de renta libre, diseños de calidad y sin pequeño comercio.

La Asociación de Vecinos Benicalap-Entrecaminos, implicada en las luchas sociales desde 1972, se opuso desde el primer día al nuevo Mestalla, según recuerda su presidente, Pep Bellver. Siempre han ido de la mano de otra asociación de vecinos, la de Ciutat Fallera. Añade Bellver que en Europa “los estadios se construyen fuera de las ciudades, como en Múnich; aquí se levanta dentro de la capital y además se le regala el suelo a una sociedad anónima deportiva”. ¿Qué problemas ocasionará el nuevo campo de fútbol a los vecinos de Benicalap? “Atascos de tráfico, aglomeraciones, suciedad y aparcamientos indebidos”, sintetiza Bellver. La asociación vecinal de Benicalap y la asociación de vecinos de Ciutat Fallera han presentado alegaciones al proyecto, realizado un estudio sobre su impacto, organizado manifestaciones y participado en reuniones con el Valencia Club de Fútbol.

Pero llevan ocho años sin respuesta. Y, sobre todo, soportando el incumplimiento de su principal reivindicación: que se construya el polideportivo que figura en el convenio entre el consistorio y el Valencia C.F. “El Valencia no tiene intención de construirlo; en la zona anexa al estadio donde debería implantarse, pretenden levantar zonas comerciales y hoteles”, sostiene Bellver. “El Valencia nos ofreció construir el polideportivo en zona escolar, pero por supuesto nos negamos”.

La operación urbanística del nuevo Mestalla es compleja, enrevesada en extremo, y cruzada de múltiples intereses. El vicepresidente de la asociación de vecinos, Juan Antonio Caballero, arroja alguna luz: “la construcción del nuevo campo se pretendía financiar con la venta de los terrenos del actual Mestalla, en la Avenida de Aragón, donde estaba prevista la construcción de hoteles y viviendas de lujo; pero se encontraron con el crack de la burbuja inmobiliaria; a ello se agrega la recalificación y venta de los terrenos de la ciudad deportiva del Valencia, en Paterna; con la construcción del nuevo estadio, además, el club deportivo quería saldar sus deudas”. Califica todo el proceso de “escándalo urbanístico”. Y se mantiene firme: “no renunciamos al polideportivo”.

Las asociaciones de vecinos de Benicalap y Ciutat Fallera han luchado juntas por superar las carencias en equipamientos e infraestructuras. Denuncian el olvido que sufren por parte del Ayuntamiento, que prioriza el centro de la ciudad y las zonas turísticas. Señalan, por ejemplo, cómo ha aumentado la suciedad con la crisis. Aseguran, en el caso de Benicalap, que todo el barrio está escolarizado, pero muchos alumnos tienen que marcharse a colegios fuera de la barriada. Con dos colegios públicos (de infantil y primaria), y un instituto, critican que es “muy poco para un barrio de 40.000 habitantes”. En el capítulo sanitario, reclaman para toda la zona norte de Valencia un centro de especialidades y urgencias; o que el Ayuntamiento dé prioridad en Benicalap al transporte público (autobuses y tranvías). Similares reivindicaciones plantean los vecinos de Ciutat Fallera.

En marzo de 2014 llegó la discordia y reventó la polémica en esta barriada periférica. El motivo, la construcción de un “Multicentro de Asistencia Social” en pleno barrio, junto a “Nou Benicalap”. El edificio, actualmente en obras, se levanta sobre suelo municipal, cedido a Casa de la Caridad durante 75 años. Así lo acordaron todos los grupos políticos del consistorio valenciano. En un futuro, el “Multicentro” de Casa de la Caridad contará con espacio para convalecientes de enfermedades con pocos recursos, un comedor social de 60 plazas, aulas de reinserción laboral, un albergue para familias con escasez de recursos económicos y una guardería. La asociación de vecinos no es entusiasta del proyecto (opinan que esta labor la debería realizar el estado), pero lo asume en una época de crisis, paro y exclusión.

Sin embargo, ha surgido una desconocida plataforma vecinal al calor de rumores interesados, como que en el “Multicentro” se repartiría metadona. Gente común, población mayor y pequeños comerciantes se han sumado, asustados, a una plataforma detrás de la cual, se sospecha, se esconden las agencias inmobiliarias y algunos vecinos de “Nou Benicalap”. Fuentes consultadas han asegurado que estos sectores “no quieren pobres cerca de la parte nueva del barrio, para que no se devalúe el valor de las viviendas”. Señalan, asimismo, “los estilos de extrema derecha utilizados en unas manifestaciones que, invariablemente, pasan por la asociación de vecinos, donde se profieren insultos y amenazas”. ¿Por qué arremeten contra una asociación de vecinos, de las primeras de Valencia, que luchó por el instituto público, los dos centros de salud, el parque municipal, la biblioteca, la “escoleta” infantil, la luz y el alcantarillado en el barrio? He ahí el arcano.

Otro miembro de la Asociación vecinal, Antonio Marín, critica el “abandono total y la inacción absoluta” del ayuntamiento a la hora de conservar el fecundo patrimonio rural de Benicalap, de los más importantes de la ciudad. Destacan las alquerías del Moro y de la Torre; también el “Casino del Americano”, una de las primeras construcciones de la burguesía valenciana a principios del XIX; o la fábrica Ceramo (con una importante fachada neomudéjar). A ello se agrega el patrimonio de huerta, que los vecinos han tratado de proteger de la especulación urbanística. Pero requieren las inversiones y el apoyo municipal. Con el que sí cuenta el Valencia Club de Fútbol.