All Boys, Nueva Chicago y Defensores de Belgrano: Fútbol, memoria y dictadura – Por: @santirayado

capture-20150324-074938

El último viernes dirigentes e hinchas de All Boys, club que milita en el Nacional B, rindieron homenaje a cuatro hinchas desaparecidos durante la última dictadura cívico militar.

Rodeados de vecinos del barrio de Floresta, se inauguró en la intersección de las calles Mercedes y Alvarez Jonte un mural que recuerda a Samuel Alfredo Szczupakiewicz, Carlos Oscar Lorenzo Cittadini, Daniel Ferreira y Susana Leonardi.

Este no era el primer homenaje que el Albo realizó a los militantes desaparecidos. En el año 2009 se colocó una baldosa donde figuran los nombres y la inscripción “aquí fueron felices”, la misma que ahora reza la pared.

Federico Pugliese, miembro de la subcomisión de Eventos y Articulación Barrial del Club Atlético All Boys, explicó durante la inauguración que “la idea surgió con el objetivo de que la baldosa por la memoria colocada en el piso tuviera mayor visibilidad en una pared del Club, así el barrio lo ve, recuerda y no olvida lo que pasó durante la última dictadura cívico militar”.

El blanquinegro de Floresta es una entidad histórica. El año pasado descendió de la Primera División del fútbol argentino, en la que se desempeñaba desde el año 2010. El club siempre se caracterizó por su inserción barrial, por ser una parte fundamental en la vida social de la comunidad.

Nueva Chicago le cantó la Marcha Peronista a los milicos

Su rival histórico es Nueva Chicago, del vecino Mataderos. A ambos los une una rivalidad que, como es costumbre en el fútbol nacional, tuvo sus cruentos episodios de violencia. Pero también comparten una identidad que colocó a sus hinchas del mismo lado.

El torito de Mataderos tiene el mismo sentimiento de pertenencia que su par y también tiene su historia de resistencia. Corría el año 1981, el ocaso del gobierno dictatorial se aproximaba y la sociedad empezaba a exteriorizar algunos cuestionamientos.

Una tarde de fútbol de ascenso, los hinchas de Chicago comenzaron a cantar la marcha peronista. La respuesta policial no se hizo esperar y comenzó la represión. Los detenidos eran tantos que no alcanzaban los móviles policiales. La solución policíaca fue hacer trotar a los hinchas desacatados desde el estadio hasta la comisaría.

La anécdota cuenta que un muchacho que estaba en la puerta de su casa tomando mate también fue encarcelado cuando el convoy pasó frente a él. También se dice que al siguiente partido, la hinchada pasó frente a la comisaría y entonó la introducción de la marcha (parará pa pa parará pa pa, pa, pa pa… ) pero que cambiaron la letra por la infantil “arroz con leche, me quiero cazar”. La ocurrencia hizo reír hasta a los policías.

El camino lo empezó Defensores de Belgrano

El fútbol es uno de los fenómenos más populares de Argentina y atraviesa a las distintas clases sociales. De esta manera, puede ser lugar de resistencia y de otros valores destacados. Pero también puede ser espacio de las peores expresiones. Y para encontrar esto no es necesario hablar del negocio millonario en el que está inmerso, ni de la ya caduca dirigencia a escala nacional (AFA) e internacional (FIFA).

Los hinchas de fútbol son también participes de la violencia organizada, la xenofobia y la corrupción que rodea a este deporte. Por eso son destacables iniciativas como las de All Boys, que refuerzan la idea de un club social en contacto activo con su comunidad. En este sentido, no se puede dejar de mencionar al también club del ascenso Defensores del Belgrano.

En el año 2001, el club del Bajo Belgrano, que hoy juega en la Primera B Metropolitana, bautizó a su tribuna popular con el nombre de Marcos Zucker: hincha de Defe y militante Montonero, desaparecido en la segunda contraofensiva de la organización político -militar.

La decisión fue una novedad porque en el fútbol no suelen existir homenajes políticos de este tipo. Además, ocurrió antes de la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, que significó la vuelta de los juicios a los militares.

A días del 39 aniversario del último golpe cívico militar, es preciso reconocer a los hinchas, dirigentes y socios de Defensores de Belgrano. Cuando el Estado miraba para otro lado, existió dentro del fútbol la valentía para construir memoria.

Fuente: Notas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s